El acto efímero de la contemplación

 

 El SENTIDO origina las cosas de una manera tan caótica, tan oscura.

Caóticas y oscuras, son las imágenes que contiene.
En sus insondables tinieblas se esconde la Semilla.
                                                                                      Lao tse

 Lo más importante de la pintura es la propia experiencia pictórica, y delante de mis cuadros no me planteo lo que estoy haciendo, por lo tanto no me preocupa introducir cambios durante todo el proceso, que no es otro que un viaje interior modulado por mi formación filosófica oriental con claras influencias del Taoísmo y del Hinduismo, y cuanto más me adentro en la búsqueda del sentido de la vida y de este universo, más concibo la pintura como vehículo de comunicación de todo aquello que acontece en el espacio tiempo de su elaboración. Siempre espero que el cuadro me sorprenda y a menudo depende de la intensidad con la cual ha sido vivido. En mis últimas obras cada particularidad de sentimiento se extingue en una unidad de todos los contrarios, en ellas queda una simplicidad final de efecto y contraefecto, de lo espiritual y lo material, de superficie y espacio.. ya nada existe por sí solo, nada predomina. Utilizo tinta, basándome en los principios de la caligrafía china porque es moldeable en el trazo y caprichosa en su aplicación. La tinta no se deja dominar fácilmente, y al final el cuadro dibuja el recorrido de la lucha entre el deseo y el resultado inesperado de la obra mostrando la energía que fluye a través del movimiento del pincel, el gesto y la tinta. Mi obra es un recorrido por el paisaje interior de mi búsqueda espiritual, concentrándome en los materiales que utilizo como signos del lenguaje visual , del mismo modo que se emplean signos lingüísticos para expresar imágenes abstractas de trascendencia filosófica. El Wabi-sabi, que ha tenido gran influencia en mi forma de entender el mundo, implica una visión del mundo intuitiva, cree en la incontrolabilidad fundamental de la naturaleza, es ostensiblemente tosco, se adapta a la ambigüedad y a la contradicción y generalmente es oscuro y apagado. No busco una imagen, las busco todas y la no definición figurativa de las formas es una puerta de entrada para que el espectador finalice ese recorrido de vida que ya es memoria, pero que en ese instante de contemplación efímera da sentido a la obra.

 

Comentarios: 0